Tratamiento del trastorno esquizoide de la personalidad

Al parecer, una de las principales causas de esta conducta es la poca capacidad de estas personas a la hora de experimentar diversas emociones humanas, como el placer o la tristeza, una de las principales estrategias en el tratamiento debe ir encaminada a que el paciente experimente nuevas emociones. Una exploración más pausada de sus propias ideas sobre el mundo y las personas que lo rodean puede ayudarlo a encontrar matices que desconocía, quizá agradables y que pueden empujarlo a fomentar sus relaciones sociales.

Hay que tener en cuenta que lo que les hace acudir a la clínica con más frecuencia son sus problemas derivados del aislamiento y la soledad. Pueden desconocer e incluso rechazar la idea de que su trastorno de la personalidad es el que provoca esos problemas. Por este motivo, es necesario que vayan tomando una cierta conciencia de él desde el comienzo y, gradualmente, aceptando la idea de cambiar algunos de los aspectos más patológicos de su personalidad.
Las personas con este trastorno rara vez buscan tratamiento y se sabe muy poco acerca de cuáles tratamientos funcionan.